Marcelo Tinelli y Guillermina Valdes, las fotos de la oficialización de la pareja

Nada cambia, todo se transforma. La famosa frase de Lavoisier cabe a la perfección para visualizar el presente continuo de Marcelo Tinelli (52) una vez terminadas las tradicionales vacaciones estivales en Punta del Este.

Porque cuando llegó la hora de terminar uno de los veranos que más perdurará en el recuerdo del conductor y de su círculo íntimo, la misma onda y atmósfera que se respiraba en la chacra Guanahani se trasladó, casi de manera intacta, a Buenos Aires. El fin de las vacaciones esteñas llegó el viernes, y los últimos capítulos resumieron ese sentimiento de amor, alegría y felicidad que cada parte del clan expresa continuamente a través de las redes sociales.

Impulsados por la estimulante noticia de la reconciliación de Tinelli con Guillermina Valdes (35), la semana siguió con un anuncio de casamiento dentro del grupo (el de “Nacho” Munafo con su pareja, Natalia), y muchos mensajes sentimentales y emocionales alentados por el Día de San Valentín.

Fue permanente el ida y vuelta entre Marcelo, sus dos hijas mayores, Federico Ribero (43), Andrea Bursten (40) y Hernán de Laurente, síntoma de lo bien que la pasaron colectivamente durante todo el verano.

“Atardecer en Punta despedida de días inolvidables”, dijo De Laurente en Twitter el jueves 14, y más a la nochecita Bursten agregó: “Ultima cena en Punta, días mágicos, energéticos y llenos de amor, espero volver pronto, este lugar me hace bien!!”.

Antes de emprender la vuelta a Buenos Aires, Tinelli recibió en su chacra a Ricardo Darín (56) y Florencia Bas (46). Más momentos de placer antes de abordar un helicóptero en el helipuerto de su casa, el viernes 15, y empezar a olvidarse de Punta. Cada vez más inseparable de Federico Ribero, lo primero que hizo Marcelo cuando llegó a la Capital fue ir a almorzar al restaurante de “Fede”, Fransesca, en el Patio Bullrich.

Una salida sólo de hombres reservada para él, su amigo, el hijo de Ribero, Stefano (7), y Hernán de Laurente. Los cuatro almorzaron en el restó , y después hubo compritas varias: Libros y juguetes para Stefano, ropa brasileña para Marcelo de la firma Osklen, y tabaco en el local de David Off del vecino hotel Caesar Park. A esa altura de la tarde, Guillermina Valdes planificaba su vestuario para la especial salida de la noche. La amiga personal de la modelo, Paula Kohan, se fue al local de la marca DelaOstia, en Palermo, y vía Internet, le enviaba fotos a “Guille” de los conjuntos más convenientes.

¿Cuál era la salida especial de la noche? Ir a ver a Martín Bossi (38) en la exitosa obra “El impostor apasionado”.

Fue otra cita impostergable para los integrantes el grupo, y así fueron llegando al teatro Astral Marcelo, Guillermina, Bursten, Ribero, De Laurente y su novia, Carla, Munafo y su futura esposa, Natalia, y Lautaro Mauro con Agustina Casanova. “Impresionante show de @martinbossi en El impostor apasionado. Divertidísimo y emocionante”, escribió MT en su cuenta de Twitter, y luego agregó: “Sos un genio. Show muy divertido!! Te quierooo!”. Tinelli y su novia saludaron en el camarín a Bossi, quien también se expresó con un tweet: “Qué gustito nos dimos… Gracias @cuervotinelli por venir a visitarnos”. Lejos de terminar la noche siguió en el restaurante Osaka, en Puerto Madero, y para Marcelo y Guillermina, siempre observados de cerca por Federico Perroti y su equipo de seguridad, terminó en el Palacio Duhau. Una elección nada casual, ya que el hotel Park Hyatt es el hogar temporario de Marcelo, mientras reforma su departamento de la torre Le Parc.

El fin de semana siguió dentro de la misma tónica grupal, aunque el sábado Tinelli hizo rancho aparte para ir a ver a San Lorenzo, que afrontó un partido clave en el Bajo Flores contra Belgrano. Aprovechando que el líder del clan atendía sus pasiones futboleras, Andrea Bursten visitó al tatuador Mariano Antonio (40) para inmortalizar el nombre de su marido. “Haciéndome un tatuaje de mi amor”, dijo “Andy” en Twitter, y de ahora en más la palabra “Fede” reluce en su brazo izquierdo.
El domingo, para terminar la semana, Marcelo se lo dedicó a sus hijos. Con el único agregado de Ribero y Bursten, Tinelli almorzó en el hotel Faena con Micaela (24) y Candelaria (22) Tinelli y sus novios, Agustín Diez y “Nacho” Lecouna.

Apenas terminaron, visitaron la muestra del artista alemán Franz Ackermann, en el Faena Arts Center. En el trayecto a pie desde el hotel hasta la sala de arte, Alan Faena (47) acompañó a Marcelo y le mostró las distintas novedades edilicias de su ambicioso complejo.
Apenas un break para una historia de amor reciclada y con el impulso extra de toda segunda vez.

http://www.diarioveloz.com

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *