La producción de acero cayó en abril 21% y se agrava la competencia de China

La Cámara Argentina del Acero informó que en abril la producción de acero crudo cayó a 383.800 toneladas, 10,7% menor a la de marzo y 21% inferior a la de un año antes. Mientras que la de hierro primario se contrajo 28,5 por ciento.

En el caso de la denominada producción final, como son los laminados, la entidad dio cuenta de una disminución de 13,1%, claramente localizada en la retracción de la elaboración de productos no planos (tubos, alambres) 26,6%, en contraste con la de planos, como las chapas para las industrias automotriz y de línea blanca, que acusó un incremento de 1% en comparación con el nivel de un año antes.

“La caída de la producción de este mes se debió principalmente a problemas técnicos que afectaron a una de las plantas productoras”, informó la Cámara Argentina del Acero.

Con esos datos, el primer cuatrimestre cerró con sendas caídas de la producción de acero de 9,2%; se acentuó a 17,4% en el caso de hierro primario y promedió 9,5% en los laminados terminados en caliente, donde se anotaron bajas de 18,2% en los no planos y 1,4% en los planos.

Fuerte impulso de la oferta de China

Según informó la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero) las importaciones de acero laminado en la región provenientes de China crecieron 29% en el primer trimestre de este año respecto del año anterior.

En comparación con 2013 la oferta de ese origen se incrementó 153%, cuando hacia al resto del mundo aumentaron 81 por ciento.

“Colocar su excedente de producción en otras regiones, en condiciones muchas veces de comercio desleal, es parte de la estrategia de China por generar exportaciones crecientes que permitan mantener sus plantas operativas y evitar el desempleo en su país, trasladando ese inconveniente a nuestra región”, alerta Alacero.

Tras la última reunión de directorio de Alacero en San Pablo, la entidad regional expresó que “Alacero espera que los gobiernos de América Latina tomen conciencia de los riesgos que enfrenta la industria del acero y toda la cadena metalmecánica. De no actuar de manera efectiva, habrá un creciente impacto en el empleo. Un reciente estudio realizado por economistas de la región estima que por cada 1 millón de dólares en importaciones de productos con alto contenido de acero se pierden hasta 64 empleos directos, indirectos e inducidos de la cadena metalmecánica”.

www.infobae.com

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.