Mundial de Clubes: El Barcelona de Messi fue demasiado para la ilusión de River

Le ganó 3-0 la final en Yokohama y se consagró campeón mundial de clubes por tercera vez. La Pulga marcó el primero en una jugada polémica y Luis Suárez completó la goleada con un doblete. El equipo de Gallardo dejó una buena imagen por lo realizado en el primer tiempo.

No hubo sorpresas en Yokohama. En la final del Mundial de Clubes, River no pudo con Barcelona, que mostró su jerarquía y se impuso 3 a 0 en la final del Mundial de Clubes con un gol de Lionel Messi y dos de Luis Suárez. Los de Marcelo Gallardo aguantaron y mostraron orden en el primer tiempo ante un rival que luego hizo pesar la calidad de sus jugadores.

Ante un Barcelona con todas sus figuras, River salió a disputar el partido como lo que es: el más importante de su historia. Con mucha presión y al límite de la infracción, los de Núñez impidieron en los primeros minutos que el equipo español desequilibrara. Sin embargo, el conjunto de Luis Enrique pudo ponerse en ventaja a los 10 minutos de iniciado el juego, cuando Marcelo Barovero tapó abajo un remate del rosarino, quien se había recibido un pase de Iniesta en el corazón del área.

De a poco Barcelona inclinaba la cancha y a los 23 dispuso de otra chance, cuando Dani Alves apareció por sorpresa por la derecha pero su remate no le dio mayores complicaciones a Barovero. River, que cuenta con Tabaré Viudez como reemplazante de Leonardo Pisculichi, jugaba cada vez más en su campo y dejaba a Rodrigo Mora y Lucas Alario más separados de los volantes. Bravo estuvo seguro cuando tuvo que responder a un remate de media distancia del santafesino que se desvió en el camino.

Messi tenía cada vez más participación y casi pone el 1 a 0 a los 32, cuando intentó colocar un tiro libre en el palo izquierdo de Barovero, quien la desvió al tiro de esquina. Sin embargo, la Pulga fue quien abrió el marcador tres minutos más tarde. Tras un error de Leonardo Ponzio, Messu armó una buena combinación en la que asistió a Dani Alves, este tiró el centro, Neymar se la bajó al argentino y este, tras hacer pasar de largo a Maidana, la tocó con el empeine de la pierna zurda.

Además de Messi, quien superó un cólico nefrítico, también está de entrada Neymar, ausente en la semifinal por lesión. Así, Barcelona juega con el famoso tridente “MSN”que este año marcó 131 de los 173 goles que convirtió el equipo catalán. Precisamente el otro integrante del ataque, Luis Suárez, estuvo cerca del 2-0 sobre el final del primer tiempo, pero definió mal cuando estuvo mano a mano con Barovero.

Sin embargo, el uruguayo tuvo revancha en el inicio del complemento: luego de una pérsona de Carlos Sánchez, Suárez recibió un pase magistral de Busquets, quien lo asistió desde atrás de la mitad de la cancha y lo dejó de cara al área, solo ante Barovero. El delantero no definió bien pero su remate se metió tras tocar la pierna del arquero.

Gallardo había dispuesto para el entretiempo los ingresos de Luis González y Gonzalo Martínez por Ponzio y Mora. Sin embargo, Barcelona siguió siendo el dominador y Messi dispuso de otras tres oportunidades para aumentar, pero en todas estuvo impreciso para definir. Barovero le tapó otro a Suárez en medio de un vendaval del Barsa.

No obstante, fue el propio Suárez quien marcó el tercero. El uruguayo definió de cabeza tras una buena jugada de Messy y del centro de Neymar. El tridente “MSN” jugaba en plenitud y River lo sufría.

Para colmo, Bravo reaccionó bien cuando fue exigido. Primero con un cabezazo de Alario que el arquero mandó al tiro de esquina. Y luego con un remate de Martínez que alcanzó a tocar antes de que la pelota diera en el palo.

Barcelona ganó así el tercer Mundial de Clubes de su historia. El equipo catalán es el máximo campeón en la historia de la competencia que reemplazó a la Copa Intercontinental.

http://www.clarin.com/

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *