Pokémon Go, entre las escuelas, la calle y los jugadores distraídos

A diez días de su llegada a Argentina, que se cumplieron ayer, Pokémon Go se logró mantener como la aplicación más descargada. Además, el furor por el videojuego copó calles, plazas, escuelas y sitios históricos de varias ciudades, donde se vivieron desde situaciones absurdas hasta robos, pasando por intentos de prohibirlo en algunos sitios y hasta la confección de guías oficiales de recomendaciones.

En la capital de Neuquén, a un adolescente de 14 años le robaron el smartphone mientras jugaba Pokémon Go. Con la mirada clavada en la pantalla del celular, varios argentinos se mueven por los más diversos sitios (reconvertidos en pokeparadas), desde la porteña Plaza de Mayo hasta la Casa Histórica de Tucumán. Y junto a la distracción obligada en los jugadores, llegaron los accidentes. El primer lesionado se reportó el 4 de agosto en Mendoza, donde un joven de 25 años que intentaba cazar a los amigos de Picachu en el paseo de compras del Puente Olive, en Godoy Cruz, se tropezó y perdió dos dientes.

Hace días, varios medios de comunicación informaron sobre la muerte de un joven de 19 años, arrollado por una formación del Belgrano Norte en el partido bonaerense de Malvinas Argentinas, aparentemente por cruzar las vías jugando al Pokémon Go.

Fuentes del Ministerio de Seguridad provincial desmintieron esa información y precisaron que si bien el joven cruzó con la barrera baja, en realidad iba hablando por teléfono.

En la capital de San Juan la Policía y la Municipalidad montaran un dispositivo de vigilancia ante casos de hurto. Organismos de distinta índoles lanzaron guías de recomendaciones, entre ellos el Ministerio de Justicia de la Nación, que no solo alertaron sobre la obvia necesidad de prestar atención al entorno sino también de cuidar la privacidad de los jugadores, especialmente en el caso de los niños. La cartera de Justicia aconsejó leer ‘con detenimiento‘ los términos y condiciones de la política de privacidad del videogame antes de descargarlo.

Además, Pokémon Go se instaló además en las escuelas desde que un alumno del Colegio Nacional del Monserrat, en Córdoba, recibió amonestaciones por salir del aula para cazar un pokémon en el patio. Pero también cuando una profesora de biología de Rosario utilizó el impacto del videogame para enseñar contenidos de genética a sus alumnos, que no quitaban la vista de sus teléfonos.

Y también se instaló en ambientes religiosos, como sucedió en San Luis, donde la mayoría de las iglesias evangélicas de la provincia lanzaron una campaña en redes sociales advirtiendo textualmente en los mensajes que ‘Pokémon Go es una aplicación diabólica que posesiona‘.

En tanto, legisladores porteños presentaron un proyecto para ‘impedir el funcionamiento de Pokémon Go‘ en los sitios de memoria del Terrorismo de Estado de la Ciudad y la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).

El videogame desarrollado por la empresa estadounidense Niantic apareció el 3 de agosto, poco menos de un mes después de que llegara a EEUU, Australia y Nueva Zelanda. Al igual que sucedió en buena parte del mundo la fiebre por jugarlo se adueñó de los argentinos. Un indicador de eso es que escaló rápidamente al tope del ránking de las aplicaciones para móviles más descargadas.

http://www.diariodecuyo.com.ar/

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *